martes, 31 de enero de 2012

El invierno llego durante el verano

Cuando la humildad se pierde incluso aquello que parecia ser hermosamente indestructible cae como una casa de cartas al pasar de una brisa. 
Se siente como una puñalada al corazón, como una herida que nunca va a cerrar, es beber aceite hirviendo.

La luna se sonrojo la noche en que naciste y el sol se vistio de gala para visitarte.
La vanagloria pudo con vos y se llevo lo que mas amaba de vos, esa simpleza y espontaneidad que solo vos tenias, esa capacidad de sacarle una sonrisa a la mona lisa.
Eras lo mas parecido al cielo, eras un gol de Maradona, eras lucy in the sky...
Todas las estrellas reflejaban tu sonrisa y brillaban al verte.  
Hoy repugnas y en tu rostro solo quedan vestejos de lo que supiste ser. 
El orgullo se apodero de vos y hoy me cuesta fijar la mirada en tus ojos sin derramar una lagrima. 
Desearia que esto nunca hubiese pasado, pero el tiempo hace muy bien su trabajo y arraso con lo que parecia irrasable.
Espero que esto solo sea una mala descripcion de la surrealidad que me acecha pero cambiaste y no creo que vuelvas a ser. 

Pensé que esto nunca mas terminaria al menos mientras te tuviese cerca.
No valiste la pena.  
Desperdiciaste todo lo que tenias.
La mentira fue el fin.

En la obra de tu vida juego el rol de actor secundario y ya no hay nada que pueda cambiar eso.  




FUISTE MOROCHA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario