sábado, 11 de junio de 2011

mientras se consume la arena..

¿A cuantos les dijeron que cuando te metías en el jardín re emocionado no salias mas? nos engañaron! Nos mostraron los subibajas y los toboganes, pero no la responsabilidad de la mochilita! Las sonrisitas de las “seños” y no la parte de obedecer las consignas.  A mi no me contaron que una vez  que empezaba el jardín le seguía la primaria junto con tareas y evaluaciones, después la secundaria con todas las materias y los exámenes y el riesgo de llevártelas y términos nuevos como el P.O.E.C y febrero. En realidad, si hubiera sabido, el jardín no habría sido tan emocionante y nunca lo hubiera querido terminar. Pero todo cambia, la escuela cambia, mis amigos cambian, mis responsabilidades cambian, mi manera de pensar, todo!
Y no todo me gusta, a veces me gustaría que las cosas siguieran igual. Pero por otro lado quiero que cambie. Quiero que me dejen hacer las cosas solas, no tener que pedir permiso para nada, quiero estudiar lo que me gusta, quiero  vivir mi propia vida. Los cambios son re confusos, y tenemos que decidir todo. Encima las cosas empiezan a ser diferentes y nadie te dice cómo va a cambiar y que decisión es mejor. No sabes como va a terminar, tenes que elegir y arriesgarte. Y lo peor es que si no te adaptas al cambio, el cambio te pasa por arriba!. Tenes que decidir a dónde vas a estudiar y si te vas a ir de tu ciudad, y te separas de tus amigos y ya no sabes que mas viene. Queres un futuro re copado pero no sabes como alcanzarlo y un solo cambio, por mas tonto, chiquito, “insignificante” que sea, cambia todo!.  Quiero ser ese pibe que jugaba al ladrón y al policía y no tenia problemas, quiero ser como los famosos que tienen una vida re libre, quiero ser alguien, alguien que marca la vida de otras personas y que es feliz (y que no tiene que enfrentarse a decisiones que no me gustan).
Pero las cosas aunque no nos gusten tienen que cambiar porque si las cosas no cambian quiere decir que no estamos yendo a ningún lado. Los cambios nos hacen superarnos y alcanzar nuevos rumbos y desafíos.

PD: Esto lo escribi junto con Caro Wiersma, mi mejor amiga. Te amo! 

1 comentario: